Las cosas pasan

El pasado Domingo, de manera casi inmediata al conocer el presunto asesinato de un niño por su padre, y en el marco de una situación en la que la violencia física se emplea de manera creciente en los conflictos crónicos familiares, escribimos una entrada en el Blog de derecho de familia de la Razón.

Hoy mismo se están produciendo noticias, de presuntas declaraciones de la madre en un medio digital, que desgraciadamente narran una situación, que anticipamos en este post, como posible.

No hay más responsable de sus actos que el autor de los hechos, su propia percepción, su carácter, sus problemas mentales o de otra índole. Es la persona la que gestiona la situación, pero el sistema no es adecuado por las razones que se apuntaban.

Las cosas pasan. Y no pasan porque sí.

Hemos visto esta semana muchas cosas que son puro y duro, muy duro, derecho de familia, derecho del límite.
Hemos visto como un padre mataba a su hijo de diez años y después se suicidaba.
Eso es lo que hemos visto, y es lo que ha pasado, pero las cosas no pasan porque si, sino por un conjunto de factores.
Los que vivimos inmersos en el derecho de familia, inmersos porque muchas veces los que vemos quita el aire y el oxígeno, podemos entender porque pasan estas cosas, y constatar que la situación empeora.
No me gusta escribir esto, no me gusta ver lo que veo, no me gusta decir lo que digo y no me gusta que mi manera de interpretar el derecho de familia no sea la manera de moda aquí y ahora.
Uno ha dado más de una vez gracias a Dios, por no haber vivido directamente o indirectamente situaciones como las que se han vivido esta semana. Ciertamente he sido amenazado de muerte, me han agredido físicamente, al interponerme entre el maltratador y una clienta, y en estos momentos estoy bajo una campaña de internet desde Venezuela en la que me han dicho que me tienen que reventar y en la que se me ha insultado gravemente y se trata de coaccionarme y presionarme en la defensa de los intereses de mi clienta.
Lo llevo lo mejor que puedo y confío en que a mis clientes no les pase nada, y sobre todo a los niños, con estos padres y madres demenciados en ocasiones.
Pero las cosas pasan y no pasan porque sí.

Continuar leyendo el artículo en Blog de derecho de familia de la Razón.

Imagen de portada de Jachan DeVol en Unsplash

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies