Incidencia del estado de Alarma en la ejecución del régimen de visitas. Nota de servicio de la Fiscalía

Incidencia del estado de Alarma en la ejecución del régimen de visitas en supuestos competencia del Juzgado de violencia sobre la mujer.

Desde que el 14 de Marzo, sábado de régimen de visitas, se publicó y entro en vigor el Real Decreto 463/2020 por el que se declaraba el estado de alarma, se han producido al menos dos alternancias en cuanto a las visitas y custodias compartidas, sin que parece que haya existido ninguna situación generalizada de problemas en los turnos de entrega y recogida. Ha sido prorrogado hasta el 11 de Abril, al menos, y abarcara las vacaciones de semana santa y los turnos de repartos por mitad.

La prórroga del estado de alarma implica un agravamiento de la situación de riesgo, explicado por el presidente de gobierno en fecha 22 de Marzo, y ahora a los efectos del articulo 158 del Código Civil hemos entrado con más claridad dentro de las situaciones de riesgo o peligro para los menores y que excede de la mera precaución ante la alarma.

La evolución de la pandemia ha llevado a medidas restrictivas extremas a día de hoy en atención al número de casos existentes, al número de casos esperados, al crecimiento del número de enfermos, al colapso inducido en los servicios de urgencia y hospitalarios.

Se han producido varias notas tratando de aclarar los conceptos jurídicos y la aplicación del artículo 7 relativo a la circulación por las vías de uso público.

a) Se permite la circulación para determinadas actividades entre los que se incluye en el epígrafe e), nos dice la nota, la asistencia y cuidado de mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables.

b) En consecuencia el desplazamiento el desplazamiento de los progenitores para proceder a la entrega y recogida de los menores ha de entenderse incluido dentro de lo permitido.

Nadie ha puesto tampoco en duda que las sentencias están en vigor y no han sido suspendidas, por lo que las obligaciones de los intercambios de las visitas y la de los turnos de vacaciones de semana santa, subsisten a día de hoy.

Sin embargo, el obligatorio cumplimiento de las sentencias y el derecho del menor a mantener las máximas relaciones familiares ha entrado en colisión con la libertad de movimientos y con el riesgo para la integridad física y psíquica que una pandemia causa

La realidad que vivimos puesta de manifiesto por los especialistas médicos y por las autoridades del gobierno, es que el contagio es generalizado e indiscriminado y por vía aérea potenciándose en relaciones personales.

Se han reglado no solo restricciones a la movilidad sino también al contacto físico y a la distancia entre personas, prohibidos los actos públicos, y un portador del virus puede contagiar sin necesidad de evidenciar sintomatología.

Estamos pues en una situación invisible, imprevisible, y asintomática.

No parece que afecte mucho a los menores, en cuanto a mortalidad y grupos de riesgo, pero si les convierte en portadores involuntarios del virus, y potenciales trasmisores al mismo tiempo que enfermos.

Por ello dentro del respeto al cumplimiento de las resoluciones judiciales, la evolución de estos días ha ido hacia la restricción de los intercambios, debido  a la constatación de la existencia, en estas condiciones, de un riesgo de enfermedad y trasmisión en los menores.

La nota que se adjunta analiza este criterio, además de ponderar también la intervención del ministerio fiscal en las cuestiones de visitas de horas de duración o en punto de encuentro, parte de la restricción a la libertad ya excepcional de movimientos en caso de menores regulada en el artículo 7 del Real decreto de 14 de Marzo.

Su recensión es:

-El criterio del articulo 7 sobre libertad de movimientos lo es por vía de excepción y por ello ha de ser interpretado de forma restrictiva y teniendo en cuenta en todo caso el interés del menor que implica garantizar su salud no exponiéndolo innecesariamente a situaciones de contagio.

            -Debe primar por encima de cualquier otro interés.

            -Es posible acudir a la vía del 158 del Código Civil.

            -En caso de órdenes de alejamiento y entrega y recogida en punto de encuentro el sistema será la designación de tercera persona que realice la entrega y recogida en la puerta del establecimiento o en otro lugar con la finalidad de limitar hasta donde sea posible la estancia de los menores en vía publica siempre que se respeten las limitaciones establecidas judicialmente.

            -En caso de que no consigan ponerse de acuerdo los fiscales solicitaran la suspensión del régimen de visitas, en base a garantizar y proteger la salud del menor sin perjuicio de una posible compensación cuando la situación de alerta sanitaria cese o una vez superada la situación de alerta sanitaria

            -Las visitas supervisadas por profesionales del PEF deberán suspenderse por razones evidentes de seguridad del menor, sin perjuicio de una posible compensación cuando la situación de alerta sanitaria cese o una vez superada la situación de alerta sanitaria.

            -Si el régimen de visitas fuera solo de horas al día y sin pernocta los fiscales solicitaran la suspensión temporalmente por no resultar proporcionado ni razonable con la duración de la visita el tiempo de exposición del menor en la vía pública.  Se valorarán las excepciones cuando la visita tuviera al menos una duración de 8 horas y se trate de desplazamientos breves tanto en tiempo como en distancia y siempre atendiendo al interés superior del menor. Todo ello sin perjuicio de su compensación posterior.

Creo que esta nota es de interés por recoger las pautas de litigio de los fiscales, pero también entra en sintonía actualizada con los criterios mayoritarios que se están trasmitiendo por los jueces.

Mantengo la necesidad de priorizar la buena fe y la diligencia de un buen padre de familia, en estos momentos y vuelvo a recordar que los juzgados están en suspensión y que los escritos de ejecución de sentencias de visitas no son admitidos, por lo que no vale la pena ni el trabajo ni el dinero acudir a los tribunales.

Existe ciertamente la vía de articulo 158, medidas urgentes en protección de menores.  A ellas alude la nota de fiscalía pero el llamamiento a la responsabilidad de la excepcionalidad debe llevar a pensar en situaciones límites objetivamente, y la irresponsabilidad en la solicitud muy posiblemente sí que tenga consecuencias en relación con los regímenes de visitas y las custodias.

No se ha planteado aun la cuestión de las vacaciones de semana santa, dentro del periodo de cuarentena pero no hay indicio de que estos criterios no vaya a ser de aplicación o incluso endurecidos, en los intercambios de los turnos, tanto en juzgados de violencia de género como en juzgados ordinarios.

Puedes leer la Nota de servicio de la Fiscalía General del Estado de 22 de Marzo del 2.020

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies